Viajar con perro es cada día más factible.

Son muchos los destinos turísticos que se suman poco a poco al movimiento Pet Friendly.

Viajar con perro o cualquier otra mascota requiere que tengamos en cuenta una serie de cosas, si queremos evitarnos sorpresas desagradables.

En vacaciones, visitando a la familia o simplemente en escapadas de fin de semana… Viajar es algo que a casi todos nos gusta, algo que ocupa los principales puestos en la lista de deseos a realizar de practicamente todos. Pero aquellos que tenemos perros u otras mascotas tenemos que preparar el viaje aún un poco más. Viajar con perro no debería ser un obstáculo para pasarlo bien y disfrutar todos juntos. Cada vez hay un mayor número de establecimientos hoteleros que permiten la estancia con mascotas, y la inercia va en aumento. Os voy a detallar las cosas más importantes a tener en cuenta antes de viajar con perro, para que planifiquéis todo o mejor posible.

Preparando el viaje

Si vais a vuestra casa del pueblo o a visitar a la familia, no tendréis problema, seguro que dispondréis de todo lo necesario. Pero si se trata de unas vacaciones o un viaje de ocio fuera de vuestro entorno, hacer algunos preparativos puede ser importante.

Viajando al extranjero… ¿Hay cuarentena o medidas especiales?

Dentro de la Unión Europea no hay muchas restricciones, mas o menos exigen las mismas pautas que en España. Pero algunos países son más exigentes a la hora de permitir el acceso de perros a su territorio. Lo recomendable es realizar una consulta al consulado o embajada del país al que queréis viajar con perro para conocer los requisitos. La mayoría de embajadas y oficinas consulares se encuentran en las principales capitales, pero gracias a internet, realizar esas consultas no os debería ser complicado.

El Reino Unido, por ejemplo, permite que los animales accedan solo desde puntos concretos, para tener un control absoluto sobre las condiciones en las que entran.

¿Cómo es la aceptación hacia los perros?

Si vais a salir del país con vuestros perros deberíais conocer cual es la aceptación que éstos tendrán una vez llegados allí. En algunos lugares los perros no gozan de mucha simpatía, por cuestiones culturales o ideológicas. Hay sociedades que ven a los perros como animales impuros. En otros son considerados alimento. Y los hay que simplemente tienen unas normas de convivencia demasiado estrictas. Aunque en la mayoría no os van a prohibir llevarlos, vuestros perros pueden ver su libertad de movimiento muy limitada, ya que no hay apenas espacios adecuados para ellos.

Esto no solo ocurre en el extranjero. Dentro de nuestras fronteras hay municipios muy concienciados con la convivencia ciudadana con los perros, pero también las hay muy poco abiertas a ello. Aseguraos antes de viajar que vuestro peludo va a poder estar cómodo y que los habitantes del lugar le van a tratar con el mismo respeto con el que vosotros les trataréis a ellos. Comprobad también que podéis llevarle a algún sitio donde pueda correr suelto al menos un ratito.

Escoger el destino más Dog Friendly

Si vais a viajar con perro, querréis tener la seguridad de alojaros o visitar lugares emblemáticos con ellos. Es muy desagradable y frustrante el que se os impida el acceso a un hotel o la terraza de un restaurante por ir acompañados de vuestro peludo. Hoy día es muy fácil eludir esas incomodidades con el uso de las nuevas tecnologías. Existen webs y apps que os ayudan a conocer todos los establecimientos, espacios públicos y profesionales que aceptan la presencia de mascotas de cualquier provincia española. si os sirve de ejemplo, yo suelo consultar con http://www.mascotasbienvenidas.es/ , la web de Mascotas Bienvenidas, para obtener información sobre establecimientos Pet Friendly.

 

Prever las necesidades del viaje

Aunque no demos importancia a las cosas cotidianas, éstas se tornan imprescindibles cuando salimos de la comodidad del hogar. Es importante asegurarnos de disponer del alimento al que el animal está habituado en cantidad suficiente para todo el viaje. Si a mitad de viaje nos quedamos sin su comida, quizá no encontremos fácilmente donde adquirir más. Quizá nos veamos obligados a comprarle otra marca o incluso tener que darle sobras de la nuestra. Y cualquier veterinario os puede decir que cambiarle bruscamente el tipo de comida a un perro puede acarrearle serias molestias.

Lo mismo pasa con las medicinas. Si vais a viajar con perro y éste está malito o necesita tomar algún tipo de medicación, aseguraros de adquirir las necesarias para todo el viaje. Puede resultaros muy complicado que os dispensen algunos tipos de medicinas, sobre todo en países como el Reino Unido, por ejemplo. Pero incluso en nuestro país, podéis veros sorprendidos por la necesidad en un día festivo en el que las farmacias no abran, o simplemente no saber donde encontrar una.

Os aconsejamos que dediquéis un poco de tiempo a localizar veterinarios de urgencias y tiendas de alimento para animales. No solo en el destino, sino también a lo largo de la ruta, por si fuera preciso. Consultad por internet su ubicación, sus horarios de apertura y el teléfono. Podéis llevar una pequeña agenda o libreta con esta información. También podéis guardarla en un movil u ordenador portatil, pero yo prefiero llevarlo en un cuaderno. Así no dependeré de que la carga de mi aparato me permita o no consultar la información.

No olvides sus cosas, le ayudará a sentirse más seguro. Vais a cambiar de entorno, le vais a llevar a un sitio completamente nuevo. A todos los perros les agrada encontrar cosas que les sean reconocibles. Su comedero, su manta o camita, alguno de sus juguetes favoritos. Aunque parezca que no les presten atención, el mero hecho de ser un olor familiar les aporta un grado de confianza importante.

Visita al veterinario: parada obligatoria

Si vas a viajar con perro, acudir al veterinario antes no es solo una recomendación: es una exigencia. Imagina que tu viaje se arruina porque el animal estaba incubando alguna enfermedad, o sufre algún problema aún no detectado. O bien os quedáis sin viaje, o bien lo pasáis con el animal en mal estado de salud, lo que podría agravar su problema. Además, hay varias cosas con las que el veterinario os puede ayudar antes de vuestro viaje:

Microchip actualizado o tatuaje identificativo

No solo es un requisito imprescindible para viajar al extranjero, sino que es la principal herramienta para recuperar a nuestro pero si se pierde o nos lo roban.

El microchip es un artefacto electrónico, no mayor que un grano de arroz y que se implanta bajo la piel. Éste tiene un número asignado, y vuestro veterinario rellenará un archivo electrónico que se sumará a una enorme base de datos. En ese archivo constarán tanto los datos del perro como los vuestros, teléfono incluido. Es discreto, indoloro.

El tatuaje canino es otro sistema para identificarlo, consistente en grabar con tinta un código numérico de seis dígitos, que se subirá a una base de datos informática. El lugar más frecuente para el tatuaje suele ser el interior de la oreja, pero también en la cara interna de una de las patas.  Es mucho más visible que el microchip, pero para ponérselo hay que sedar por completo al perro, lo que siempre supone cierto riesgo. Si me preguntáis, yo me inclino por usar el microchip.

La cartilla de vacunación, al día

Siempre es importante cumplir los plazos y periodos de vacunación, pero más aún si vais a viajar con perro en transporte público (tren o avión) o a salir fuera de España. Las vacunas obligatorias que debe tener cualquier perro son:

  • Polivalente. (actúa protegiendo del Parvovirus, el Coronavirus, Moquillo, Parainfluenza, Leptospirosis y Adenovirus). Ésta se inocula de cachorro, con varios refuerzos en los primeros meses.
  • Rabia. la inoculación de esta vacuna suele realizarse a la vez que se le pone el microchip). Hay un tiempo mínimo de espera de al menos 21 días desde que se le vacuna hasta que pueda salir del país. Si quieres viajar con perro fuera de nuestras fronteras, deberás haberle vacunado por lo menos tres semanas antes, cuando menos.
  • Recordatorios de la Polivalente y la Rabia. Dependiendo de la comunidad autónoma en que viváis, el recordatorio será obligatorio cada año o cada dos años.

El Pasaporte Canino

Al igual que las personas, los animales domésticos también disponen de un pasaporte que has de llevar contigo si te mueves por la Unión Europea. De momento es obligatorio para perros, gatos y hurones, aunque se plantea aplicarlo en un futuro próximo a también a conejos. Al igual que en la cartilla de vacunación, en este documento se indica las vacunas antirrábicas administradas al animal, y también cual ha sido el tránsito del mismo a través de los países de la Unión Europea.

Aquí te dejamos un enlace con todas las normativas europeas para transporte de animales de compañía (está en inglés, porque se trata de información aportada desde la propia Comisión Europea).

Si necesitáis que os informen de las condiciones para viajar con cualquier otro tipo de mascota que no sean perros, gatos o hurones dentro de los páises de la Comunidad Europea, podéis enviar un correo electrónico a la Subdirección de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad Área de Trazabilidad y Movimientos Intracomunitarios (traces@magrama.es).

Cualquier agente de Policía puede solicitar que le muestres esta documentación, y si no está en regla, pueden sancionaros o incluso quitaros la custodia del animal. Así que poca broma.

Reforzar las defensas antiparasitarias

Cualquier viaje fuera de nuestro entorno natural está sujeto a posibilidad de ser objetivos de parásitos de todo tipo. Para ello deberás asegurarte de que tu perro está debidamente protegido. Con el uso de pipetas o collares antiparasitarios protegerás a tu peludo de la infestación de pulgas, garrapatas y mosquitos.

 

Viajar con perro en coche

Sin duda, este es el método más cómodo y mayoritariamente elegido para viajar con perro, porque podemos dotar a nuestro peludo de mayores comodidades. Pero como todo en lo referente a la convivencia de perros y personas, está sujeto a unas cuantas normas. Según la normativa de la Dirección General de Tráfico, los perros, independientemente de raza, tamaño o conducta, tienen prohibido viajar sueltos en el interior de ningún vehículo.

Las estadísticas dicen que 1 de cada 5 conductores que transportan a su mascota incumplen dicha prohibición. Ignoran el hecho de que en caso de accidente a unos 50 km/h, el peso del animal se multiplica por 35. Este aumento es mucho mayor conforme se aumenta la velocidad. En caso de sufrir un accidente a 50 km/h, el impacto que provoque nuestro Chihuahua de 2 kilos será igual que un perro de 70 kilos que nos cayera encima estando parado. Abrumador ¿Verdad?

El gran riesgo de llevar a los animales sueltos en caso de accidente no es solo el impacto que generen dentro del vehículo, sino que heridos, desorientados y asustados abandonen el automóvil, provocando nuevos accidentes con los vehículos que circulasen por detrás del nuestro.

Para evitar estos dos terribles sucesos, se permite el uso de algunos sistemas de seguridad:

  • Arnés de enganche: Se trata de un sistema consistente en una correa de nylon corta, que en un extremo tiene un mosquetón que se engancha al arnés del animal y en el otro extremo hay un anclaje para el cinturón de seguridad. Para comodidad y seguridad, asirlo al collar no es recomendable, porque en caso de accidente o frenada brusca, el impacto se producirá en el cuello del perro, lo que puede ser fatal. Es mejor que viaje con arnés. Para perros de tamaño mediano o grande se aconseja un arnés de doble anclaje, ya que el peso del animal puede llegar a romper un anclaje simple.
  • Transportín: En caso de perros de tamaño pequeño, se aconseja que viaje colocado en el suelo de la parte posterior del habitáculo. Muchos conductores llevan los transportines en el asiento trasero, sujeto con el cinturón de seguridad, pero en caso de accidente esto puede ser mortal para el animal. La parte superior del transportín se romperá, causando aún más lesiones al perro. Si va en el suelo del vehículo, éste absorverá la mayor parte del impacto, librando al animal de grandes daños. Los transportines para perros grandes deberían ir en el maletero, en posición transversal a la marcha del automóvil.
  • Rejilla divisoria: Se trata de una malla que separa el habitáculo del maletero, donde irá el animal libre. Se comercializan múltiples modelos, algunos de nylon, otros plásticos y metálicos con piezas removibles y otros que son estructuras sólidas, de una pieza, que se anclan o sueldan a la estructura del vehículo. La mayoría de ellos cumplen los requisitos para evitar que las autoridades de tráfico nos sancione, pero solo las sólidas protegen a perro y ocupantes de sufrir mayores daños durante un accidente. Además, aconsejo que se use en combinación con el arnés de enganche. Si hay un accidente y el perro viaja en el maletero sin sujección, la rejilla evitará que salga lanzado por el parabrisas delantero, pero si la puerta del maletero de abre o dobla en el impacto, el animal podría salir fuera del mismo, perderse o provocar nuevos accidentes.

Elegido el sistema de contención, debemos tener en cuenta unos cuantos consejos para que el viaje sea agradable y seguro:

  • Asegurarnos de que hay una ventilación adecuada. El calor puede ocasionarnos serios problemas, ya que ellos son más sensibles a las altas temperaturas. Bajo ningún concepto les dejaremos solos en el interior del coche, especialmente al sol y en los meses de verano. No somos conscientes de ello.
  • Realizar paradas cada poco tiempo. Si el viaje es largo tendrás que realizar paradas cada par de horas, para que pasee un poco (siempre sujeto con la correa), haga sus necesidades y puedas ofrecerle beber un poco de agua (no demasiada, para que no la vomite con el movimiento del coche).
  • Ponle un almohadón o colcha para que esté cómodo. Ya sea en el interior de su transportín, en el maletero o en el asiento trasero, acomoda su espacio. A mayor comodidad, menos se moverá, dificultando que se maree.
  • Es posible que no tenga hábito de viajar en coche y se estrese. No le regañes aunque lloriquee o ladre, porque con eso  aumentarás su estrés y empeorará su reacción ante el viaje. Ignora su comportamiento, dale alguna chuchería que le guste y dure (por ejemplo, un cartílago) o un juguete para morder y permite que se acostumbre al coche. Lo ideal sería realizar desplazamientos progresivos poco a poco desde varias semanas antes al viaje.
  • Háblale con frecuencia, pero con voz calmada y suave. Se trata de reconfortarlo por su ejercicio de aguante, no de sobrexcitarlo y generar un nuevo problema.

 

¿Sabrías reconocer los síntomas de mareo de tu perro?

Al igual que las personas, los perros pueden marearse, tanto por el estrés que les provoca el viaje como por las curvas del trayecto o la calidad del pavimento.  Para que puedas identificar cuando tu perro comienza a sentirse indispuesto, te cito los principales síntomas:

  • Postura corporal encogida. No confundirla con el enroscado propio de cuando quieren descansar. Se trata de estar sentado pero con la cabeza y la grupa baja, y la cola caida y ligeramente recogida entre las patas.
  • El jadeo. Es síntoma inequívoco de estrés.
  • Temblores. Si le observas temblar o tititar, es que se siente mal y su confianza se está perdiendo rápidamente.
  • Vómitos. Obviamente, esta es la muestra de mareo más fácilmente reconocida.

Si notas alguno de estos síntomas, haz una parada y dale tiempo a que se recupere. Un paseo, beber algo de agua e incluso media hora de siesta con el coche parado podrá ayudarle.

Si ya eres consciente de que tu perro se marea en los viajes, consulta con tu veterinario qué te puede dispensar que le ayude a sobrellevarlo.

Viajar con perros en tren

Viajes en trenes de larga y media distancia

Renfe permite viajar con perro en sus trenes de larga distancia, pero con serias limitaciones.

  • Podrá viajar un solo perro junto con cada propietario.
  • El peso del perro ha de ser siempre inferior a 10 kg. Los perros que superen ese peso no podrán viajar.
  • Deberán viajar en un transportín cerrado, cuyas dimensiones no pueden superar los 60 cm de profundidad por 35 de anchura y otros 35 de altura.
  • Si viaja en turista, pagaremos un suplemento del 25% del precio del billete para que nuestro perro viaje con nosotros. Si nuestro billete es de preferente, el viaje del perro será gratuito.
  • Aunque pague billete no gozará de plaza, por lo que deberá viajar bajo nuestras piernas. Si queremos dotarle de mayor confort, estamos obligados a comprarle un billete completo.

Viajes en trenes de cercanías

Las normas son bastante mas laxas y flexibles que los casos anteriores, aunque pueden variar en algunas líneas y horarios. Como regla general:

  • Pueden viajar perros sin límite de peso.
  • Viajar con perro en tren de cercanías es completamente gratis.
  • El perro no tiene que ir en un transportín, basta con que vaya con correa y bozal. He de recalcar lo del bozal, porque en principio es obligatorio para todos los perros, independientemente de si son de raza potencialmente peligrosa o no. No obstante, he comprobado en primera persona que si el perro se comporta tranquilo y no molesta durante el viaje, los revisores suelen permitir que viajen sin él. No obstante, hay que llevarlo, por si lo exigen.

 

Viajar con perros en avión

Este medio de transporte es quizá el más complejo de todos. Bajo mi consideración, ceñiría su uso sólo a viajes internacionales.

  • No todas las aerolíneas permiten volar con mascotas. Consultar con las distintas compañías de vuelos que operen hasta el destino elegido sobre si permiten o no y cuales son las condiciones a las que están sujetas.
  • Por lo general, no aceptan animales enfermos o que muestren mal comportamiento.
  • Si es posible, escoge un vuelo sin escalas. Aunque pueda representar un gasto extra, piensa en la cantidad de veces que el equipaje de un pasajero que viaja a un punto A acaba extraviado y reapareciendo a miles de kilómetros, por haberse confundido con él en el traspaso de equipaje… ¿Como sufriría vuestro perro esa “incidencia”?

Transporte de mascotas con Iberia.

Dado que es la compañía con mayor actividad en España, he querido estudiar e informaros de su política de transporte de mascotas. La compañía española tiene normas propias que debemos tener en cuenta. Aunque detallaremos las mas llamativas, podéis consultar la totalidad de las normativas de Iberia para el transporte de animales domésticos.

  • No podrán viajar en cabina animales que pesen más de 8 kilos (incluido el peso del transportín en el que viajen) , teniendo que hacerlo en la bodega de carga.
  • No aceptan mustélidos (hurones, martas, etc)
  • Las dimensiones y materiales del transportín en que viajen deben cumplir ciertos requisitos. Consúltalos en la página de las normativas enlazada unas líneas atrás en este artículo.
  • Puedes llevar a varios animales juntos en un mismo trnasportín si su tamaño y peso son reducidos.
  • Si viaja en cabina, tu perro no podrá molestar a otros pasajeros (obviamente), pero si alguien de la compañía considera que puede molestar a otros, por ejemplo, por su olor, pueden negarle el acceso al aparato. Este criterio, a priori, no me inspira muchas garantías de imparcialidad.
  • Las razas braquicéfalas no serán aceptadas, sea cual sea su peso. De este modo, cualquier perro o gato de razas con características braquicefálicas (craneo ancho y morro chato, como Carlinos, Bulldogs o gatos Persas) no podrán viajar, por los posibles problemas respiratorios que puedan padecer)

 

Otras compañías, como Vueling, Luthansa o Air France tienen políticas similares, aunque con un límite de peso para viajar en cabina aún menor (6 kg incluido el transportin). Compañías como Easy Jet o Ryanair no aceptan el transporte de animal alguno.

 

Ya tenéis toda la información imprescindible para poder viajar con perro. Ahora os toca ponerlo en práctica. Ah! ¡Y no olvidéis las bolsitas para recoger sus cacas vayáis donde vayáis!

Esperamos que toda esta información te ayude a disfrutar con tu perro!

E-dog Educadores Caninos Profesionales

¡Pasión por tu perro!

Nos encanta conocer tu opinión. Si este artículo te ha servido o tienes algo que decir al respecto, puedes escribirnos un comentario debajo.

Si su perro tiene algún problema de conducta o necesita adiestramiento puede ponerse en contacto con nosotros pinchando aquí.

E-dog adiestradores caninos en Alicante, Badajoz, CádizCastellón, Córdoba, HuelvaGranada. Sevilla y Zaragoza.

 

 

Guardar

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *