Filosofía y sistema de adiestramiento

Adiestramiento natural dentro de una manada

 

Nuestra visión del adiestramiento

La filosofía de adiestramiento con la que operamos, tanto en Alicante como en Badajoz, Cádiz, Castellón, Córdoba, Huelva, Granada, Sevilla o Zaragoza, se basa en la fusión de dos conceptos que a menudo tratan de explicarnos como antagónicos: el adiestramiento basado en la etología canina y el adiestramiento en positivo.

El primer método de adiestramiento se fundamenta en la etología canina y el núcleo social canino, la manada. Teniendo como punto de partida su estado natural y cuales son los comportamientos que tienen dentro de su jerárquía.

Es un sistema que se basa en identificar cual es el modelo social del perro dentro de un grupo y cómo se establecen sus relaciones. Sabiendo cómo se comunican entre sí podremos mirar a nuestro entorno y comprender. Hay muchas cosas de nuestra humanidad que les genera trastornos y altera su estado emocional. Erigirnos como “guías” tranquilos y serenos nos ayudará a transmitir seguridad en sus vidas y predicar con el ejemplo.

El método de adiestramiento en positivo  incentiva al perro a aprender de una forma lúdica y participativa. Por encima del modelo social de grupo, este método ahonda en la capacidad de aprendizaje de cada individuo. Premiando los comportamientos y respuestas deseadas con comida, juegos, caricias y halagos. Muchos adiestradores desestiman el adiestramiento positivo por creer que es una forma “poco sincera” de aprendizaje. O poco “eficiente”. Al contrario. Aquellos perros que han aprendido en positivo gozan de  altos niveles de eficiencia y equilibrio emocional.

Es cierto que el adiestrador tradicional (refuerzos negativos) también puede alcanzar unas cotas de efectividad muy altas. Pero esas cotas están reservadas para unos pocos perros de servicio o competición. Los propietarios de perros de compañía desean disfrutar con sus animales y sentir que éstos disfrutan también. No tiene sentido ni necesidad de presionarlos con tanta dureza. A fin de cuentas, hemos de ser los mejores amigos posibles de nuestros mejores amigos, los perros.

El adiestramiento ha de ser natural, comprensible para el perro, amable, respetuoso y muy planificado.

En la aplicación y fusión de ambas vertientes del adiestramiento consideramos que radica el éxito con un perro. Este sistema mixto, trata de incitar al perro a usar su gran capacidad de aprendizaje pero teniendo también en cuenta cuales son los parámetros que el perro considera naturales. El uso del silencio y la calma, el respeto a sus señales corporales y la interpretación correcta de juegos y advertencias naturales son cruciales.

Los problemas de conducta severos tendrán que observarse desde el prisma del adiestrador basado en la etología canina. Aplicando técnicas de adiestramiento en positivo lograremos mostrar al animal otro camino para liberar su energía. En el aprendizaje de un perro equilibrado, tendrán mucho mayor peso los métodos de refuerzos positivos. También instruiremos a los propietarios para que aprendan a conocer el punto de vista canino. No hay que imponer siempre el punto de vista humano, a veces diametralmente opuesto al canino.

Nuestra filosofía de adiestramiento canino pasa por el respeto máximo al perro y el conocimiento de su naturaleza

Las claves de nuestro sistema

Adiestramiento en positivo y teniendo en cuenta la etología canina.

Erigirnos como “guías” sabios nos ayudará a transmitir seguridad en la vida de nuestro perro y predicar con el ejemplo. Sin maltratos, sin violencia. El buen adiestrador no se impone, incentiva. Resolver problemas de conducta tales como peleas, ladridos inaguantables, agresividades o amenazas, orina en lugares indebidos o fobias requieren de un trabajo constante y tranquilo por parte del adiestrador y del propietario.

Un tratamiento “hostil” puede desencadenar nuevos problemas de conducta como consecuencia del estrés y el miedo producido. No sale a cuenta resolver un problema pero crear tres nuevos.

Las sesiones se realizan en el domicilio de los propietarios.

Sin internado ni separación del animal. Tanto en Alicante como en Badajoz, Cádiz, Castellón, Córdoba, Huelva, Granada, Sevilla o Zaragoza, trabajamos exclusivamente a domicilio. Sí que es cierto que el disponer de un área ajena al perro de su casa puede predisponerle al trabajo. Pero los problemas de conducta se producen en  el hogar, con sus propietarios.

Extraer al animal de su entorno y ser instruido por una persona extraña para el perro puede condicionar una rápida desaparición de los problemas de conducta. Esto no será una erradicación de las conductas sino un camuflaje, volviendo a las andadas a los pocos días de regresar al hogar. Trabajar en el entorno habitual del perro (su casa, su calle, su parque) nos permite establecer nuevas asociaciones entre el ambiente y la conducta.

La participación del propietario/a no es aconsejable, es imprescindible.

Nuestra propuesta no es la de un lavado de cerebro del perro ni un cambio completo de forma de ser. Es la de enseñar al propietario a mitigar las malas conductas e incentivar la aparición de nuevas buenas maneras de comportarse. Por ello no enseñamos sólo al perro, sino también al propietario. El compromiso del dueño ha de ser total, pues el adiestramiento sólo es el comienzo de una nueva forma de relacionarse con el perro. Esta mecánica ha de continuarse mientras su mascota viva con él. El abandono de las pautas dadas por el adiestrador puede conllevar al fracaso del trabajo realizado.

Ciclos breves, aprovechamiento del tiempo, amortización económica.

Es imposible establecer una duración exacta para un adiestramiento. Cuando se trata de problemas de conducta, cada perro tiene una capacidad de aprendizaje distinta. Durante los ciclos de aprendizaje guiaremos al animal y prepararemos al propietario para que continúe reforzando lo aprendido. Consulte el apartado presupuestos para obtener una información detallada en base a su problema.

Utilización de perros de apoyo.

La utilización de perros de apoyo ayuda a nuestras mascotas a superar sus problemas. Es frecuente su utilización en caso de problemas de agresividad o fobia hacia perros. Pero algunas veces también puede ser una influencia en el control de micciones o durante el paseo. Nuestros perros, perfectamente equilibrados, pacíficos y totalmente habituados a la presencia de animales con problemas de conducta, nos ayudan a ayudarles a usted y a su perro.