Descubre el lenguaje canino y aprende cómo se comunican los perros

Muchos propietarios de perros creen conocer el lenguaje canino…

pero lo cierto es que hay mucha desinformación al respecto. Desde E-dog Educación Canina vamos a intentar aclarar algunos conceptos clave.

Saber cuales son las fórmulas de comunicación que emplean nuestros peludos nos facilitará evitar situaciones de riesgo. En definitiva, conocer el lenguaje canino.

Desde luego, tener la capacidad de anticipar un problema nos da la posibilidad de eludirlo o afrontarlo bien. Es muy importante que cualquiera que conviva con un perro sepa reconocer las diferentes señales del lenguaje canino.

Lenguaje canino: el idioma de las emociones

Los perros son grandes comunicadores, y su lenguaje es rico y complejo. Pero cuando decimos que un perro se comunica no decimos que son capaces de hablar, ni siquiera entender, como nosotros. Su idioma no expresa conceptos ni pensamientos abstractos.

Lo que expresa el lenguaje canino es el estado emocional que siente en ese mismo instante. No habla de cosas sucedidas ayer, ni de las que vendrán mañana. Indica justo eso: cuales son las emociones que siente en ese mismo instante.

Os pongo algunos ejemplos: Cuando llevamos a nuestro perro al parque de perros donde solemos soltarle, él se muestra nervioso desde varias calles antes. Moviendo agitadamente la cola, ladrando ocasionalmente, con movimientos de ida y venida a nuestro lado… Nos indica que esta emocionado, impaciente por llegar.

Cuando cruza el umbral, muchos de los perros que ya estaban allí acuden rápidamente a rodearle, y el nuestro se queda quieto, dejándose oler durante uno o dos segundos, quizá hasta se le erice la espalda. Es una señal de asombro, de que se siente abrumado.

Posiblemente se relama un poco y luego olfatee algo en el suelo, aunque nosotros no lleguemos a distinguir nada en él. De esta manera pide un poco de calma, anima a los demás a “olfatear cosas interesantes” y casi con toda probabilidad que varios le imitarán.

Tras ello, se mueve girando sobre si mismo olfateando a algún otro perro… Con ello indica que da por finalizadas las presentaciones, y acto seguido él, seguido por muchos otros, se internan en el parque para jugar.

“Así es como los perros interactúan… Se indican unos a otros cual es su estado emocional en un momento dado. Su relación vendrá dada por lo bien que se expresen e identifiquen las expresiones del de enfrente.”

Elementos presentes en la comunicación

Como en toda comunicación existen varias partes diferenciadas actuando a favor o en contra del entendimiento:

  • Emisor – Es quien quiere transmitir algo, la parte que intenta hacerse entender. De su capacidad por expresarse adecuadamente radica gran parte del éxito de la comunicación.
  • ReceptorQuien recibe la idea. De su interés y su capacidad para interpretar el lenguaje dependerá en gran medida un entendimiento satisfactorio.

Lógicamente, los roles del emisor y del receptor están en constante cambio. Ahora es uno el que comunica mientras el otro atiende y un instante después es a la inversa.

  • Mensaje – Es el contenido de la comunicación, lo que se quiere transmitir. Como hemos dicho, en el es casi siempre relativo a las emociones que siente en el momento que se comunica. “Estoy nervioso“, “me estoy asustando” “Estoy confuso” o “Quiero jugar” son ejemplos de lo que un perro puede intentar transmitir.
  • Código – Es el tipo de lenguaje utilizado. En el caso de las personas, ambas tendrían que conocer el mismo idioma si quisieran entenderse hablando o escribiendo. Los propietarios y perros no comparten el código de comunicación, y por eso hay tantos problemas de convivencia. Los perros emplean un código de ladridos, gruñidos, sollozos, posturas gestuales y corporales para hacerse entender. Podemos enseñarle algunos elementos de nuestro código verbal, pero hemos de ser realistas… tienen sus limitaciones. Los perros más instruidos son capaces de diferenciar entre 200 comandos (así es como se denomina en el adiestramiento a un sonido o señal que quiere representar algo concreto. Es lo que la mayoría llama equivocadamente “órdenes“).
  • Canal – Es el medio físico por el que se comunican. Los perros no tienen prensa, ni radio ni redes sociales. En su caso, el canal es el aire, a través de sus vocalizaciones (gruñidos, ladridos o sollozos) o la superficie de diferentes objetos, al marcar con orina sobre ellos.
  • Ruido – Son elementos externos que pueden dificultar la comunicación. Podemos estar hablando de la distancia, algún estruendo o problemas visuales. Pero sin duda, el “ruido” que mas dificulta el lenguaje canino es el estrés o nerviosismo.

 

La comunicación es cosa de dos

Eso de que dos no se pelean si uno no quiere no tiene mucha vigencia en el mundo perruno. A menudo vemos a perros que se expresan muy bien y que sin embargo el receptor responde con miedo o con una fuerte agresividad. En nuestra sociedad humana es cada vez más fácil encontrar perros que no interpretan su propio lenguaje. Les humanizamos e inhibimos demasiado. Es frecuente en perros que no han interactuado lo suficiente con otros perros cuando eran cachorros. O que han sufrido algún percance serio con otro perro y sus dueños no han sabido gestionar posteriormente para minimizar la sensación de peligro.

El resultado es que a veces nuestro perro se encontrará con otros animales y éstos se sentirán incómodos con su proximidad, se exprese como se exprese nuestro peludo. Son perros con un problema de comunicación y necesitan ayuda. Si es el caso de vuestro perro, os animamos a que nos contactéis para ayudaros a enseñarle.

No culpéis a vuestro perro por haberlo intentado. No criminalicéis al otro perro por sufrir una carencia. Resolved la situación con urgencia pero con calma, y a la menor brevedad posible comportaros como si no hubiera pasado nada.

El lenguaje canino

Las herramientas para que un perro exprese lo que siente se clasifican en vocales (ladridos, aullidos, etc), gestuales (sacudidas, relamidos, etc) u olfativas (a través del marcaje con orina). Todas estas herramientas, que veremos a continuación, se combinan entre sí para emitir mensajes más complejos.

Estas combinaciones podemos clasificarlas en:

Señales de calma

Son el conjunto de señales gestuales y corporales que pretenden instar a la calma y la concordia. No solo las emplean los perros. Otras muchas especies también lo hacen, incluidos los seres humanos. Se podría decir que es el lenguaje más universal que existe. En este grupo podemos encontrar:

  • Relamidos de hocico rápidos pero suaves: Los observaremos cuando el perro se encuentre frente a lo que considere un posible conflicto. Esto puede ser desde otro perro que se acerca a su cara, como reacción ante nuestras voces altas cuando estamos enfadados o simplemente cuando te acerques a agarrarlo. Con esta señal, el perro muestra a su “interlocutor” su falta de intención de morder: al mostrar como su lengua entra y sale de la boca muestra también que no existe tensión en su mandíbula, necesaria para lanzar un mordisco. Queremos recalcar que los relamidos son suaves, no exagerados y audibles… Eso transmite otro tipo de mensaje, que veremos un poco más abajo.

 

  • Girar la cara: Nosotros lo hacemos constantemente cuando nos sentimos observados o cuando nos encontramos en un espacio con otra persona muy próxima. No hace falta que sea un gran giro, a veces simplemente es ladear la mirada hacia otra dirección. Es una señal que solicita calma y cortesía. Es un gesto frecuente cuando un perro se acerca a otro o cuando les miramos a los ojos de forma sostenida. Al contrario que para los humanos, para el resto de los mamíferos mirarse atentamente a los ojos no es indicativo de buenas intenciones. Así que al girar la cara, el perro está haciendo todo lo posible por no incomodar al de enfrente y por tanto provocar no con ello una disputa.

 

  • Dar la espalda: Es un gesto similar al anterior, aunque lo suelen emplear en situaciones más tensas. Cuando un perro les gruña amenazadoramente, cuando un humano les regañe con mucha intensidad o cuando los juegos se estén comenzando a descontrolarse, observaremos como el perro se gira dando la espalda por completo. En numerosas ocasiones he escuchado a propietarios confesarme que les enoja mucho que cuando están regañando al perro, éste se gira y les ignora. Siempre les explico lo mismo, no os ignora, trata calmar, manteniendo su mirada claramente lejos de la vuestra, para que no creáis que os desafía.

 

  • Pestañear insistentemente o entrecerrar los ojos: Son otras muestras del lenguaje canino relacionado con las miradas. Al igual que girar la cara o dar la espalda, intentan evitar el desafío con la mirada, pero dentro de un rango de mayor confianza entre los implicados. De este modo, evita mantener la mirada pero el tiempo sin contacto visual es muy breve, lo que dura cada pestañeo. Es como si no miraran pero sin dejar de hacerlo. Puede parecernos absurdo, pero a ellos les funciona. Lo podréis ver cuando os acercáis a la cara del perro hablándole o tratando de darle un beso. También cuando un perro al que conoce bien se le acerca a la cara. Quiere decir “me interesas, pero no demasiado, no te preocupes”.

 

  • Olfatear el suelo: Es una señal que puede ser confusa, porque en ocasiones sí que estarán olfateando algún aroma real. Pero muy a menudo será una mera forma de dejar pasar el tiempo hasta que una presencia incómoda se aleje o se relaje. Si la presencia es simplemente un poco molesta, el movimiento será simplemente bajar un poco la nariz hacia abajo y volver a levantarla. Pero si quien se acerca muestra mucha intensidad, el olfateo será dilatado en el tiempo y cubrirá cierta área. Con ello vienen a decir algo como: “Oye, vaya olores interesantes hay por aquí. Fíjate que no me interesa nada más en este momento que disfrutarlo. ¿No te apuntas?“. Si llegáis a observar como sucede, podréis llegar a comprobar como en la mayor parte de las ocasiones, el perro que se acerca al que olfatea acaba imitándole. ¿Curiosidad? ¿Cortesía? Quizá un poco de ambas.

 

  • El bostezo: Al igual que en el caso del relamido, si el bostezo es natural y tranquilo, como el de alguien que tiene sueño, entrará dentro de las señales de calma. Si por el contrario el bostezo es nervioso, exagerado y acompañado de sonido, estaremos ante una muestra de estrés. El bostezo es un intento de calmar o adormecer a otro perro o persona, de llevarle al reposo. Nosotros podemos tratar de calmar a un perro del mismo modo, relajando nuestros movimientos hasta inmobilizarnos mientras bostezamos relajadamente. Yo he llegado a inducir a dormir a una dálmata empleando esta señal. Claro está, no es magia ni mentalismo. Un perro bajo un estado de ánimo anómalo como la agresividad o el miedo no se relajará por mucho que bostecemos.

 

  • Interponerse entre dos figuras: Es un gesto que trata de apaciguar a dos terceros. Al contrario que en muchas otras señales de calma, que lo que intentan es que otro se relaje al aproximarse a uno, con esta intentan mediar entre el conflicto de otros. No lo hacen por altruismo, sino para evitar que la violencia en su entorno alcance cotas mayores. A veces vemos este comportamiento en situaciones que no son parte de un conflicto, pero que son interpretadas como tal por el perro: cuando bailamos, cuando nos abrazamos o nos besamos.

 

  • Lamer los belfos: Es frecuente ver como un perro joven o un sujeto débil lame la comisura de la boca de otro perro mayor o mas fuerte. Con ello quieren mostrar respeto y admiración por el otro.

Las señales de calma fueron observadas y clasificadas por la gran experta educadora nórdica Turid Rugass, en su libro “El lenguaje de los perros“.

 

Señales de estrés canino

Con estas señales podemos identificar cuando nuestro perro se siente incómodo, atenazado por los nervios. Conociendo el lenguaje canino podremos entrever cual es su estado y así podremos ayudarle a gestionar, solucionar la situación o prever un empeoramiento de la conducta. Algunas de estas señales son:

  • Sacudirse violentamente: Es una muy buena señal, porque es indicativo de dos cosas. La primera, de que ha habido algo que le ha puesto nervioso. Localizar este gesto nos puede ayudar a localizar también el motivo de su estrés y así podremos tratarlo. La segunda nos dice que la circunstancia estresante acaba de quedar atrás en el tiempo o en la distancia, y que el perro está haciendo un ejercicio consciente por relajarse. No confundirla con el sacudido propio de un perro mojado o cubierto de tierra, que se sacude para secarse.

 

  • Rascarse agitadamente o lavarse: Esta señal está a medio camino entre las de calma y las de estrés. Con este comportamiento, el perro trata de desviar la atención, dejar que transcurra el tiempo y a su vez liberarse de parte de la tensión acumulada. No confundir con el rascarse propio de los picores. Si tu perro siente picores con frecuencia, quizá sea el momento de visitar a tu veterinario.

 

  • Castañear dientes: Un indicativo de estrés clarísimo. Cuando veáis a vuestro perro en ese estado debéis sacarlo del entorno en el que está ocurriendo, porque a todas luces hay alguna circunstancia que le angustia. Puede ser una presencia, un ruido, un objeto…

 

  • Estornudos sin causa: Es una reacción frecuente cuando el perro no comprende algo y se siente confuso. Se produce a menudo cuando le insistes una palabra para que haga algo. También lo hacen cuando el entorno sufre un cambio brusco y repentino, y el perro no comprende a que se debe, como la algarabía propia de la llegada de muchos familiares a la vez, el griterio en la celebración de un gol, etc…

 

  • Jadeos nerviosos: cuando un perro jadea sin haber hecho un fuerte ejercicio previo suele ser señal de que tiene un gran nivel de estrés. Un dolor, una fuerte presión emocional o fuertes ruidos inesperados pueden causar estos síntomas, entre otras causas.

 

  • Bostezar exageradamente: Antes hablábamos de un bostezo suave y ligero, como señal de apaciguamiento. En este caso nos referimos a un bostezo muy visible, llegando a temblar o tiritar en el momento de mayor apertura de boca. Normalmente viene acompañado de gemidos o vocalizaciones mientras tiene lugar el bostezo. Viene a indicarnos que el nivel de estrés del perro está muy cerca de su umbral de tolerancia e intenta liberarse de esos nervios. Si la situación que le estresa se mantiene sin posibilidad de eludirla, posiblemente el perro acabe dando las primeras señales de alarma, para después exigir su espacio.

 

  • Alarido: Nos referimos a un chillido muy agudo, como si le estuvieran desgarrando. Suele responder a lo que llamamos “inhibición del castigo“. Lo vemos sobre todo en perros jóvenes y cachorros, cuando se les acerca otro perro mayor y los persigue, aunque no haya ningún contacto físico. Viene a significar algo como “Basta, basta! ¡Me asustas tanto que duele!

 

Mirad este esquema, cortesía del site de la Tienda online de mascotas Portal del Criador, en el que resumen algunas de las cosas que hemos hablado:

 

Tipos de ladridos

  • Ladrido continuado, en medio tono y muy rápidos: Cuando alguien desconocido irrumpe en su territorio. Lo usan para advertirnos y rechazar al intruso.
  • El ladrido continuado, lentos y en tono grave: Indica que el perro está dispuesto a defenderse o a atacar.
  • Ladrido aislado, breve y agudo, pero en tono bajo: Hay algo que no le agrada y quiere advertir de ello. Puede ser algo que no comprende o un dolor inesperado.
  • Ladridos prolongados y sin cesar: El perro no lleva bien el estar solo y pide ayuda desconsoladamente.
  • Ladrido corto, probablemente aislado, en tono muy alto: Muestra una gran alegría o una gran sorpresa.
  • Ladridos entrecortados a medio tono: es el típico de cuando reclaman juego.
  • Aullidos: Es una llamada. El principal efecto es que suele ser contestada por otros perros que la escuchen en los alrededores.
  • Gemidos: Suelen ser una forma de llamar la atención. Por ejemplo cuando se les deja solos en otra estancia, cuando tienen hambre o cuando quieren que les acaricies.

 

¿Qué es el gruñido en el lenguaje canino?

Casi todos creen que si un perro gruñe es un perro horrible, con mal temperamento y de poco fiar. Pero lo cierto es que es lo contrario. Un perro que gruñe está comunicando un malestar o su necesidad de mayor distancia ante algo que le incomoda. El gruñido es una herramienta para evitar el conflicto, no para causarlo.

Cuando un perro gruñe a otro perro, pide que se aleje, que le conceda espacio. En circunstancias normales su voluntad será respetada y el otro perro se lo dará. Aunque para nosotros parezca terriblemente amenazador, lo cierto es que para ellos representa la opción menos intensa. Ladrar o marcar son sin duda opciones mucho más desagradables y tensas. Y dolorosas.

Desde luego, es mucho mas peligroso un perro que no emite gruñidos cuando algo le molesta, p0rque no dará muestra de que se tensa hasta que ya no soporte la situación y agreda. El gruñido es una gran herramienta de comunicación dentro del lenguaje canino.

Significado de la posición de las orejas

  • Orejas hacia arriba, tensas: algún sonido ha llamado su atención y permanece alerta en busca de su origen.
  • Orejas caídas: Esta señal la suelen emitir sólo hacia humanos, porque cusan efecto en nosotros. Con ellas causan lástima y nos relajan cuando creen que estamos enfadados.
  • Orejas relajadas: El perro se encuentra calmado, en equilibrio.
  • Las orejas están hacia atrás: Indican que se encuentra inseguro, que algo le asusta.
  • Orejas hacia delante: Se siente molesto por algo, pero siente la suficiente seguridad en si mismo como para hacerle frente. Es una señal amenazadora.

 

Significado de la posición de la cola

  • Movimientos laterales rápidos, acompasados por las caderas: Si la cola se mueve al ritmo de las caderas es señal de alegría y buen humor.
  • Movimientos laterales lentos, no acompasados por las caderas: Ojo que casi todo el mundo cree que esto es también una muestra de alegría, y lo que denota no es otra cosa que nerviosismo tenso. Si va acompañado de un caminar lento suele significar una fuerte tensión. No significa necesariamente pelea, solo tensión. Depende de la reacción del otro perro y el transcurrir del tiempo le llevará a relajarse o a estallar del todo.
  • Cola erguida y rígida: Significa desafío. No tiene porque significar que busque pelea, tan solo que denota su confianza en sí mismo. No obstante, como algún otro perro imite esta postura corporal, probablemente haya una escalada de tensión, que acabe en agresividad.
  • Cola caída: El animal se siente inseguro en ese momento.
  • Cola entre las patas: Siente un gran miedo, podríamos hablar de pánico.

Alguna posturas corporales características

  • Postura de juego: Cuando un perro trata de invitarnos a jugar a los humanos o a otro perro tiende a asumir una postura característica. En ella, bajará la cabeza casi hasta el suelo, con las patas delanteras estiradas delante de él y la parte posterior elevada. Esta postura es una invitación a juego clarisima, que suele ir seguida de carreras, saltos y ladridos para incitar al juego.
  • Postura de sumisión: Es la postura propia de la rendición. Un perro adopta esta postura cuando quiere evitar o dar por finalizado un conflicto, ya sea una pelea con otro perro, un juego que se está saliendo de lo normal o una riña fuerte por parte del propietario. Para adoptar la postura de susmisión, el perro se deja caer sobre uno de sus lados, llegando incluso a ponerse panza arriba y ofrecer su vientre. Si nuestro perro adopta esta postura a causa de nuestro comportamiento, deberemos aceptar sus “disculpas” de inmediato, darle espacio y tratar de calmarnos.

Después de esta dilatada explicación, ya estáis preparados para comprender un poco más a vuestros perros de diferentes razas y comunicaros con ellos.

Esperamos que toda esta información te ayude a disfrutar con tu perro!

E-dog Educadores Caninos Profesionales  ¡Pasión por tu perro!

Nos encanta saber tu opinión

Si este artículo te ha servido o tienes algo que decir al respecto, puedes escribirnos un comentario debajo.
También puedes seguirnos y compartirnos en las redes sociales.

 

Si su perro tiene algún problema de conducta o necesita adiestramiento puede ponerse en contacto con nosotros pinchando aquí.

E-dog adiestradores caninos en Alicante, Badajoz, CádizCastellón, Córdoba, HuelvaGranada.Sevilla y Zaragoza.

 

Guardar

2 thoughts on “Lenguaje canino ¿Lo conoces?

  • Beni

    Si, me ha encantado porwue a veces confundimos sus posturas y movimientos d cola…gracias

    Responder
    • e-dog

      Nos encanta saber que te ha resultado interesante. Te animamos a que leas otros artículos dentro de nuestro blog de similar interés. Gracias por tus palabras.

      Responder

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *