Perros adiestradores

No hay mejor ayuda para un perro con un problema que el ejemplo de un perro equilibrado.

El disponer de perros de apoyo es un privilegio para cualquier adiestrador. No hay mejor educador para un perro que otro perro.

Cuando el perro adiestrador es un ejemplar sereno, seguro y equilibrado, puede obrar maravillas. Su colaboración es muy valiosa en casos de agresividad o miedo hacia los perros. Aquí se precisa que cualquier encuentro con otro miembro de esta especie termine con un final feliz.

Es decir, sin respuesta de agresividad por parte de los perros adiestradores que están ayudando. Tras un trabajo previo, una sucesión de encuentros tranquilos y con diferentes perros ayuda a rebajar el umbral de agresividad o miedo. Hasta que finalmente se acostumbra a la presencia del otros congéneres.

Todos ellos, Zidane, Timur, Foster, Alhambra, Lourdes, Roure, Branca, Jara, Mafalda, Lexien, Betty y Lobo disfrutan al máximo cada instante de trabajo con nosotros, se divierten y confían plenamente en que nosotros cuidamos de que nada desagradable le pase a ninguno de ellos. Ellos son perros que cuyo trabajo es adiestrar perros en Alicante, Badajoz, Cádiz, Castellón, Córdoba, Granada, Huelva, Sevilla y Zaragoza.

Timur

Timur es un claro ejemplo de superación, de que los problemas se pueden dejar atrás. Nuestro compañero David, adiestrador canino en Alicante, lo adoptó ya de adulto de la protectora Modepran, de Paterna. Timur debía de tener entonces unos tres años y había pasado uno entero dentro de las jaulas del albergue. Sus experiencias infantiles y juveniles, sumado al confinamiento en la protectora, habían dificultado que desarrollara sus habilidades de comunicación. Se ponía agresivo en presencia de perros de tamaño mediano grande, y su paciencia era escasa.

David, que tenía pensado entrenarle para ser un perro de bandera, comprendió que sus expectativas no eran acordes a lo que Timur necesitaba. Cambió sus objetivos y se dedicó en cuerpo y alma a ayudarle a superar sus problemas de agresividad. Un par de años después, Timur es ahora el “profe” de muchos otros perros. Su paciencia y su tolerancia han aumentado un 300%m y junto a Zidane formaban el tandem perfecto en Alicante, enseñando a otros perros con su ejemplo y su lenguaje canino. Su agresividad es cosa del pasado. Perro de apoyo en Alicante.

Lobo

Lobo es un Pastor Belga Malinois que ayuda a Joaquín Mata a rehabilitar a otros perros en Cádiz. Aún es muy jóven y está en preparación, pero ya nos ha sorprendido gratamente con sus cualidades para dar confianza a otros perros. Es tremendamente respetuoso con los perros a la hora de jugar y socializar, pero le encanta hacer cosas con Joaquín. Es un apasionado del juego y del trabajo, pero es capaz de mostrar un gran autocontrol, lo que le convierte en un compañero de reeducación excepcional. Perro de apoyo en Cádiz.

Tay

Es un perro fascinante, que bien podría (dado su pasado) haber crecido como perro conflictivo, pero muy al contrario, es un pacificador nato. Su padre era un ejemplar de línea de belleza y su madre, una perra de trabajo. Cuando Tay tenía siete meses, el resto de la camada ya hbaían encontrado hogar hogar y él se quedó solo junto a su padre, aislados del exterior salvo por la visita semanal que el propietario les hacía para llevarles comida. Cuando Sergio lo vió, contempló como Tay sufría las excesivamente fuertes correcciones de su padre, muy dominante. A causa de ello, Tay es muy sumiso.

Sergio lo adoptó y comenzó a exponerle a todo cuanto él no conocía: perros, personas, vehículos, etc. Aún, en ocasiones, muestra un carácter inseguro ante personas desconocidas, pero lo supera en poco tiempo. Es muy protector de su manada y corrige las faltas de los pequeños o mas débiles de forma muy equilibrada, ayudándoles a recuperar la calma. Gracias a esta combinación de sumisión y equilibrio ha ayudado a recuperar a muchos perros en agresión, sacándoles de ese estado y enseñándoles a comunicarse en el idioma de los perros. Es, en definitiva, el mejor compañero de trabajo y de vida de Sergio.

Lourdes

Es una hembra de pastor alemán. Comenzó en esto del adiestramiento a través de las modalidades deportivas y destacaba. Ahora, con la madurez, también sirve de perro de apoyo a su dueño, Joan, adiestrador en Castellón, y de ayuda para muchos perros con problemas de conducta. Pero no sólo sirve de ejemplo para la calma, es también una compañera de juegos excelente, amistosa, rápida, siempre dispuesta a correr y saltar, por lo que es útil en el aprendizaje y mucho más durante los descansos, ayudando a crear el ambiente lúdico y distendido necesario para que un perro inseguro vaya soltándose y comportándose como lo que es, un perro normal. Perra de apoyo en Castellón.

Betty

Aunque la veais pequeña y frágil, Betty es una excelente perra de apoyo. A la hora de jugar, le da lo mismo perros grandes o pequeños. Igual se atreve a jugar a la carrera con un caniche que con un boxer o un doberman. Y al contrario de lo que se suele presuponer en los Yorkshire Terrier, Betty tiene un caracter excelente. Adora a todo el mundo, tanto personas como animales de cualquier otra especie (excepto un pato, su archienemigo) y practicamente no sabemos como es su voz al ladrar.

La historia de Betty es como la de muchos otros. Abandonada en un contenedor de basura, esperando que le llegase la muerte, fue encontrada, alimentada y tratada en el veterinario. Pocas semanas después ya era la perra que es hoy día, la yorkie con más amigos del mundo. Ella nos ayuda a tratar los problemas de socialización y miedos hacia otros perros, ya que su tamaño es menos amenazador que el de otros. Perra de apoyo en Alicante.

In Memoriam

Zidane

Miembro fundador, debería ser considerado un adiestrador de Adiestradores Caninos de pleno derecho. En los doce años que vivió ha ayudado a superar sus problemas de conducta un inmenso número de perros. Un Bulldog Inglés de pura cepa: sereno, paciente y muy estable.

Durante toda su vida tuvo un carácter seguro y tremendamente apacible. Gobernaba allí donde fuera, pero sin ápice de agresividad. Era un rey en su montaña, magnánimo, justo, siempre templado. Su conducta confiada y resuelta generaba en él una imagen de líder de manada indiscutible a ojos de los otros perros. Tras pocos minutos junto a él, la mayoría de los perros comenzaba a caminar junto a él o a permanecer próximos. Emanaba tal confianza y sosiego que era contagioso. Perro de apoyo en Alicante.

Foster

Era un perro mestizo de casi ocho años, mezcla de Labrador y Mastín. Sirvió como perro de apoyo o neutro hasta casi sus últimos días de vida. Foster fue alumno antes que profesor.

Cuando llegó a manos de Eduardo, en Alicante, mostraba una agresividad hacia todos los perros que se encontraba. Esta agresividad, causada por la inseguridad de su dueño y por sufrir frecuentes ataques de epilepsia, desapareció tras cuatro meses de trabajo. Su agresividad desapareció por completo, convirtiéndose en un perro tranquilo y moderado que eludía cualquier conflicto y que ayudaba a otros perros con problemas similares. Falleció, pero siempre quedará en la memoria de los miembros de e-dog adiestradores caninos. Perro de apoyo en Alicante.