¿Qué es humanizar al perro?

Con frecuencia los propietarios me preguntan si es correcto o no humanizar a los perros.

Me dicen cosas del tipo “se que no esta bien humanizarle, pero yo le dejo hacer…”. Este es un debate eterno en distintos foros y terrenos de debate e intercambio de opiniones. Es esto precisamente lo que me hace responder a quienes me preguntan: “¿Qué significa humanizar a un perro?”.

Para algunas personas (incluyendo muchos profesionales del mundo canino) permitir que los perros suban al sofá es humanizarles. Para otros lo es hablarles, darles comida cocinada, costearles tratamientos veterinarios o peluquería. Por otro lado, para muchas otras personas, algunas o todas esas cosas son normales y adecuadas. Por lo tanto considero importante que todos los que tenemos compañero no humano debemos intentar responder a esa pregunta: “¿Que es humanizar a un perro?”. Creo que si respondemos a esta pregunta, el si esta bien o mal humanizarles se responderá por sí solo.

Queremos entender qué significa humanizar al perro. Si eso es algo bueno o algo malo queda a criterio de cada uno. 

Personalmente considero que los anteriores ejemplos que he puesto son subjetivos, ya que por lo general, son las personas a quienes les molesta que el perro suba al sofá las que lo consideran humanizarle. Nadie dispuesto a “gastar” dinero en la salud de su mascota (deberíamos de ser todos los que tenemos mascota, pero por desgracia, no es así actualmente) consideraría que mantener su pelo, o el interior, en buen estado es humanizarle. Mientras que cualquiera que crea en los planteamientos antiguos de “todo es dominancia” afirmará con absoluto convencimiento que cocinar para el perro refuerza su dominancia sobre ti, ya que estas trabajando para él, tal y como sucede en la naturaleza (todo el mundo sabe que en la naturaleza los lobos sumisos ponen la mesa y cocinan para los alfa cuando vuelven de trabajar. ¿por que no habrá emoticono para el sarcasmo?).

Significado de humanizar al perro.

Así pues, si queremos dar una respuesta útil y de peso, tenemos que procurar que sea lo mas objetiva posible. Con esta idea en mente, yo formulé la siguiente respuesta: humanizar a un perro es otorgarle capacidades exclusivamente humanas, es decir, capacidades que solo tenemos los humanos (hasta que la ciencia demuestre lo contrario). También es aplicable a otros animales no humanos, pero los perros son mi campo.
Cuanto mas pienso en esto, mas creo que esta idea es mi “cogito ergo sum” (pienso, luego existo), no porque vaya a ser un filosofo famoso, si no porque creo que es la piedra angular de mi filosofía, de como trabajo, de mi relación con los perros; igual que Descartes partió de su afirmación para construir toda su filosofía (y hacerse famoso, pero ¿quien quiere eso?).
Ahora que tengo esta idea de qué es humanizar a un perro, la utilizo como filtro por el que paso todo lo que oigo, o lo que me preguntan los propietarios. Permitidme algunos ejemplos:

Dejar que se suba al sofá… ¿Es humanizar al perro?

Reflexionemos. ¿Hay alguna capacidad humana especial que nos permite usar la compleja maquinaria digito-genetica del sofá, o que sea necesaria para su disfrute? La respuesta es sencilla, no hace falta neocortex cerebral para apreciar las bondades de una superficie blanda y caliente, ni para hacerlo funcionar (hasta yo se interponerlo entre el suelo y mi cuerpo). Por lo tanto que un perro use el sofá no lo humaniza, no hace que deje de creerse perro, o que se crea superior a nosotros (a veces es curioso como la misma filosofía anticuada otorga a un mismo hábito el poder de que el perro no sepa que es un perro y al mismo tiempo le haga creer que es un perro alfa); no le lava el cerebro y le anima a usar corbata o zapatos de tacón; simplemente le permite estar mas cómodo y cerca de nosotros.

¿Es bueno permitir que un perro suba al sofá?

Esta es un poco mas complicada ¿Da problemas tu perro en concreto con el sofá? Si la respuesta es “si”, entonces probablemente no sea bueno permitírselo, y aun así debería decírtelo un profesional que conozca a tu perro en concreto; y si la respuesta es “no”, déjale que disfrute de la vida como la disfrutas tu.

¿Hablar a un perro es humanizarle?

Continuemos reflexionando (si alguien esta cansado puede parar y seguir reflexileyendo mas tarde, no vamos a borrar el artículo). Ni siquiera los humanos entendemos todos los idiomas, es poco frecuente que una persona entienda mas de dos idiomas, y somos la única especie que se comunica hablando (que nosotros sepamos); no es infrecuente que personas que hablan el mismo idioma se malinterpreten, es una herramienta que no manejamos a la perfección los mismos seres que la hemos inventado, por lo que creer que otras especies distintas puedan manejarla como nosotros es otorgarles capacidades que les superan (hasta que la ciencia demuestre lo contrario). Así que hablarle a los perros es humanizarles. Igual que hablarle a la televisión. O al libro que estamos leyendo. O a la radio. O al aire cuando estamos enfadados. Por supuesto, protestar porque llueve es humanizar al clima. Y porque no llueve también.

¿Es malo hablarle a un perro?

El tono de voz evidencia nuestro estado de animo, y es una de las cosas que mas información nos da sobre las personas que nos rodean, y a los perros también. Y como seres empáticos y emocionales que son, desean adaptarse a nuestro estado de animo, por lo que necesitan la información que les puede proporcionar nuestra voz al igual que la necesitan nuestros familiares, amigos y compañeros de trabajo. Es bueno hablarles a los perros, o por lo menos hablar en su presencia. Lo que no es bueno (no todo iba a ser happy flower power) es pretender que entiendan todo lo que les decimos, porque no lo entienden. Se lo que estáis pensando, nuestros perros saben un montón, entienden todo lo que les decimos, porque cuando decimos “calle” saben que van a la calle, y cuando decimos “chuche” van a la nevera. El primero que tras leer esto venda su casa, se vaya a Suecia conociendo únicamente las palabras “calle, toma, premio y sienta” en sueco y me llame desde allí, tendrá mi respeto eterno. Porque saber veinte palabras no es entender un idioma, cien tampoco. Así que no, no entienden todo lo que les decimos. Aprenden a buscar palabras conocidas en nuestras frases, pero cualquier perro entenderá mejor “calle” que “venga, estate quieto que tengo que ponerte la correa para irnos a la calle y ya de paso compramos el pan que no nos queda”. En resumen, pretender que tengan capacidades exclusivamente humanas es humanizar a los perros, todo lo demás es pretender que tengan una vida feliz, cómoda y digna de ser vivida.

Desde E-dog esperamos que toda esta información te ayude a disfrutar con tu perro!

¿Estás buscando un adiestrador o educador canino?

¿Quieres saber muchas más cosas sobre perros?

¿Tu perro defiende la comida?

¿Tu perro defiende la comida?

"Mi perro defiende la comida y me amenaza... ¿Por qué? Si tu perro defiende la comida y te gruñe cuando te acercas a ella, lo mas probable es que muestre un comportamiento conocido "protección de los recursos". Se trata de una conducta que puede ser tratada con...

Agility: disfrutando con tu fiel amigo

El Agility es un deporte canino cada día más disfrutado. Su origen Esta disciplina deportiva tiene su origen a finales del año 1977 y como se puede observar, nos recuerda a las pruebas de salto hípicas. Sus creadores, John Varley, miembro del comité organizador de la...

Deportes caninos I: el Mushing

Queremos hablaros de deportes caninos. A lo largo de una serie de artículos os mostraremos los diferentes deportes caninos que podéis practicar hoy día. ¿Tu perro y tú compartís el que tenéis mucha energía? ¿Buscas formas de divertiros juntos haciendo las mismas...

Segundo programa de Perros, Gatos y Bichos Raros

Perros, gatos y bichos raros #2 "A perro flaco todo son pulgas". Ya podéis disfrutar el segundo programa del podcast de Lorena Gil y Eduardo Ortega. Cada semana, y a lo largo de más o menos una hora, nos hablarán de cosas que nos interesan mucho a los propietarios de...

Haz click para consultarnos vía Whatsapp
Enviar via WhatsApp