Separar perros que se pelean es el gran terror de todo propietario de un perro.

Cualquier persona que tenga un perro habrá pensado “¿Qué hago con dos perros que se pelean?” No es una situación en la que nadie quiera verse envuelto, pero es conveniente estar informado de cómo actuar.

Lo primero que hemos de entender es que cualquier perro puede mostrarse violento en un momento concreto. Perros educados, perros sin educar, perros nerviosos, perros tranquilos… No hay un perfil de perro que esté libre de la posibilidad de enfrentarse físicamente a otro. No se trata de perros buenos ni de perros malos. Se trata de momentos de estrés y de abanico de posibles respuestas.

Todo esto es igual que en el caso de humanos. Incluso a la persona más sosegada se le puede agotar la paciencia ante alguien que le amenaza. O que amenaza a su familia.

La carga de estrés, el dolor o el miedo son los principales detonantes de una pelea entre perros.

Los perros son animales dotados de unas mandibulas y unas dentaduras muy poderosas. Incluso las razas de perros mas pequeñas son capaces de propinar mordiscos muy dolorosos o de infligir heridas. En su mundo, cuando hay un conflicto y no pueden eludirlo, lo resuelven a través de peleas.

Las peleas de perros pueden alcanzar distintos grados de intensidad. Con frecuencia no son mas que alardes, ruidosas muestras de fuerza, sin daño alguno. Pero otros perros que se pelean pueden llegar a hacerse heridas graves. Incluso provocar la muerte del otro. Esto depende de diferentes factores:

  • El miedo de uno o todos los perros participantes de la pelea.
  • La capacidad de gestión del estrés de ambos contendientes.
  • El control sobre el lenguaje gestual canino.
  • Los estímulos aversivos externos: gritos, ruidos, movimientos humanos, etc…
  • El umbral de dolor al que se vean sometidos.

Como NO separar perros que se pelean.

La mejor manera de actuar ante una pelea es ser previsor y evitarla. Como propietario de un perro tu deber es cuidar en todo lo posible a tu peludo. Has de asegurarte que tu perro, ni lastima ni es lastimado. Pero si te ves en el mal trago de presenciar una pelea entre perros, te ayudará saber cuales son las actitudes que servirán y cuales no.

  • Separarlos una sola persona. Salvo que sean de tamaño muy pequeño, hará falta que te ayude otra persona, para poder mantenerlos a distancia segura una vez se separen.
  • Gritarle para que pare y venga a tu lado. En teoría parecería la mejor opción. Pero en la práctica no suele ser efectiva. Un perro en una pelea seria tiene una preocupación mucho más inminente que el obedecer. Ante la posibilidad de sufrir daños, su cuerpo segrega sustancias como el cortisol o la noradrenalina, entre otras. Bajo sus efectos no tiene las mismas respuestas que en estado normal. Está “dopado“. Además, está el dolor y el instinto de supervivencia. Su concentración se centra en la amenaza. Hasta el perro mejor adiestrado verá su respuesta de obediencia inhibida por completo.
  • Mojarles con una manguera. Este consejo me parece absurdo. Salvo que seamos bomberos y llevemos siempre una manguera, no veo cómo aplicarlo. Las probabilidades de que se separen por el contacto del agua son muy bajas.
  • Coger solo a uno. Es frecuente que sujeten al que parece más fuerte de los dos. Pero entonces… ¡Oh, sorpresa…! Resulta que es el débil quien aprovecha la inmovilización de su oponente. Salvo que el camino de huida esté libre de cualquier presencia, el agredido no se atreverá a huir, temerá ser atacado por la espalda. Por eso, aprovechará la debilidad de su contrincante, atacándole para crear algo de distancia.
  • Golpear con un periódico. Ni con un periódico ni con ninguna otra cosa. Solo servirá para asustarles más, enojarles más, dilatar la pelea e incluirte en ella.
  • Evitar separarles con las manos. Es muy posible que veas redirigir su agresividad hacia tí. Ensangrentado y herido no les servirás de mucha ayuda.
  • Tirar de sus patas. Además de poder fracturarlas, es muy posible que dirijan a nosotros la agresión, incluso siendo nuestro propio perro. Recordad que están bajo los efectos de la adrenalina, y actuarán defendiéndose de cualquier manejo extraño.

conoce como actuar para detener una pelea de perros

Como SÍ separar perros que se pelean.

  • Emplear las correas para aferrar a cada perro. La situación es urgente y no tendremos tiempo ni puntería como para asirlos con el mosquetón de la hebilla de su collar. Podemos hacer un lazo pasando el extremo del mosquetón por el interior del asa. De este modo, en un instante tendremos una correa de lazo con la  que sujetar a los perros que se pelean. Con el lazo muy abierto, pasaremos sus cabezas por su interior y ya les tendremos sujetos. Asiremos nuestra correa-lazo desde la mayor distancia posible, para evitar que nuestra proximidad les asuste o enoje aún más.
  • Utilizar una cazadora para taparles. Si disponemos de una manta o una toalla, mejor. Si de lo que disponemos es de nuestra chaqueta, la usaremos para cubrir su cabeza. Muchas veces, la extrañeza de dejar de ver logra desconcentrarles unos instantes, momento que aprovecharemos para separarles.
  • Actuar rápido y en silencio. Como una sombra. Si hemos de separar a dos perros que se pelean, lo mejor es no atraer la atención hacia nosotros, o podemos acabar mordidos. El silencio es nuestro aliado en este momento. Sin gritos, sin reproches, sin palabras.Y si hemos de actuar, hemos de hacerlo de forma firme, decidida y breve. Alargar nuestra exposición aumentará su inseguridad.

Si tu perro se pelea, aprende a pararlo

Y después de la pelea?

  • Una vez separados, si no muestran heridas graves, los alejaremos cuatro o cinco metros. Impediremos que tengan un contacto visual directo, pero no los separaremos del todo. El olor del otro perro ha de llegarles. Hemos de esperar a que su nivel de estrés se reduzca sensiblemente. Tendremos paciencia y permaneceremos en la zona hasta que haya recobrado cierta serenidad. De lo contrario, las probabilidades de coger miedos o animadversión al otro perro son muy elevadas. Lo ideal es que incluso de una mala experiencia logremos minimizar los daños. En este caso, emocionales.
  • No regañarles por lo sucedido. Seguramente no sepáis con precisión qué desencadenó todo. Lo mejor es tomarlo como algo impersonal y tratar de mostrarnos neutros. Ni enfadados ni protectores. De este modo no ayudamos a empeorar el recuerdo de lo vivido.
  • Si exhiben heridas, le llevaremos de urgencia al veterinario. Es recomendable tener la precaución de ponerle bozal antes de entrar a la clínica. Un perro herido en una pelea reciente puede tener reacciones muy peligrosas, motivadas por el estrés, el miedo y el dolor que sufre. Los gastos veterinarios debería asumirlos el propietario del perro que pasease sin correa. Si ninguno de los dos llevaba correa, ambos propietarios son responsables, así que cada uno asumirá sus gastos veterinarios.
  • Si hay dudas sobre la responsabilidad de cada uno, lo mejor es llamar a la policía y que sean ellos quienes lo determinen.

Esperamos que toda esta información te ayude a disfrutar con tu perro!

E-dog Educadores Caninos Profesionales  ¡Pasión por tu perro!

Nos encanta saber tu opinión

Si este artículo te ha servido o tienes algo que decir al respecto, puedes escribirnos un comentario debajo.
También puedes seguirnos y compartirnos en las redes sociales.

miscota-large

E-dog Educadores Caninos Profesionales

Si su perro tiene algún problema de conducta o necesita adiestramiento puede ponerse en contacto con nosotros pinchando aquí.

E-dog adiestradores caninos en Alicante, Badajoz, CádizCastellón, Córdoba, HuelvaGranada. Sevilla y Zaragoza.

Paseadores de perros en Alicante  y Zaragoza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *